¿Comprar o alquilar un local comercial?

21/01/2021

La eterna pregunta a la hora de empezar un negocio, ¿Compro o alquilo?

Bien, para empezar todo va a depender de tu situación económica y valorar qué puedes permitirte.

Lo siguiente es encontrar un buen local para tu negocio, esto muchas veces es de lo más tedioso, pues es importante una buena ubicación, que cumpla los requisitos que buscas y que no exceda tu presupuesto.

Además, siempre debemos pensar a medio – largo plazo a la hora de plantear una estrategia de inversión. Tendremos que tener en cuenta algunas cuestiones como por ejemplo, si tu empresa es nueva o buscas un cambio de ubicación, a qué sector pertenece tu negocio, dónde está situada tu competencia en la ciudad en la que estás pensando comprar o alquilar un local comercial, etc.

Por ello es importante el asesoramiento de profesionales que tengan experiencia en la planificación de estrategias de inversión y que conozcan bien el mercado inmobiliario.

Sigue leyendo para saber cuáles son las ventajas de comprar y de alquilar.

Ventajas de comprar un local comercial:

-          Al ser el propietario de tu propio local no dependes de las decisiones de ningún arrendador.

Puedes realizar las reformas necesarias sin tener que pedir permiso al propietario del local. No corres el riesgo de que al finalizar el contrato te quedes sin local. Esta es una de las ventajas principales de comprar tu propio local comercial, si dispones de capacidad financiera para ello y no quieres depender de nadie.

-          Rentabilidad, un local que te pertenece siempre te permite rentabilizarlo, por ejemplo, alquilándolo a terceros o vendiéndolo en un futuro recuperando la inversión ya que se irá revalorizando.

-          Además, ser el propietario de un local supone un aval en caso de necesitar alguna financiación bancaria.

Ventajas de alquilar un local comercial:

-          Si a la hora de empezar tu negocio no cuentas con capital suficiente y no quieres recurrir a un préstamo, alquilar es la mejor opción para ti.

-          Posibilidad de cambiar de ubicación. Al no estar atado a un local, tienes la opción de cambiar de sitio de manera más fácil, ya sea porque has encontrado un local mejor o porque la ubicación es más adecuada.

-          Renegociar las condiciones. La ventaja que ofrece un alquiler es que las condiciones no suelen ser inamovibles ya que puedes negociarlas con el propietario y llegar a soluciones adecuadas para ambas partes.

Resumiendo, el alquiler es una opción prudente a la hora de empezar un negocio, si no cuentas con suficiente capital, pero por otro lado la compra de un local te aporta otros beneficios y una seguridad.

Al fin y al cabo, todo depende de la situación en la que te encuentres y la solvencia de la que dispongas o si estás dispuesto a pedir un préstamo. Hay que valorar cuál de las opciones se adecua más a ti y a tu modelo de negocio y, de esta manera, trazar la mejor estrategia a largo plazo.

Por eso, es importante que acudas a profesionales en el sector inmobiliario como Tasinsa. Un buen asesoramiento antes de embarcarte en un proyecto es fundamental para sacar el máximo partido a tus oportunidades.

Si tienes dudas sobre este tema, puedes contactar con nosotros sin compromiso.

comparte / comparteix / share

Submit to FacebookSubmit to TwitterSubmit to LinkedIn

Suscríbete a nuestra newsletter

Tasinsa

Av. Diagonal 458, 2º A
08006 Barcelona (Spain)

TEL (+34) 934 670 707
agencia@tasinsa.com

Política de Privacidad - Aviso Legal

Política de Cookies

facebooktwitterlinkedin